Ya se medita jugar en Navidad si este curso no finaliza el 30-J

Este jueves se ha producido la segunda reunión de la semana entre LaLiga y AFE para seguir analizando y consensuando las medidas que van a adoptar los clubes, y que van a afectar a los futbolistas, a raíz de la crisis del coronavirus. Por parte de la patronal, que ha sido mucho más activa en esta cita, han vuelto a participar Javier Tebas y Luis Gil, mientras que por parte del sindicato, con una figura más de oyente, han estado presentes en la videoconferencia David Aganzo y Diego Rivas. Según ha podido saber AS, ha habido buena sintonía en varios asuntos clave como los ERTE, la posible bajada de salarios y el plan para reiniciar la competición (acabar sí o sí) y para reorganizar la próxima. Está claro que las opciones de que el curso 2019-20 se alargue más allá del 30 de junio aumentan. Por eso, ya se medita la posibilidad de jugar en Navidad como en la Premier para que cuadren las fechas. Esta es una de las opciones que ha comentado LaLiga y que va a estudiar con detenimiento AFE.

LaLiga y AFE también han debatido durante hora y media sobre las previsiones que ambos tienen respecto a los clubes que se acogerán a los expedientes de regulación temporal de empleo. AFE, según los datos que maneja, no cree que de momento se produzcan en más de una decena de los 42 clubes profesionales, lo que le tranquiliza. Sin embargo, LaLiga considera que con el paso de los días, y sobre todo si la competición no se reanuda pronto, serán más clubes de los que el sindicato estima los que se acogerán al ERTE, entre ellos clubes históricos y punteros. El plazo, de momento, es hasta el 11 de abril, cuando acaba en principio el confinamiento nacional. La patronal tendrá datos más concretos a partir del próximo lunes, que es cuando Tebas se reunirá con las Juntas de División, primero con la de Primera y más, tarde, a las 12:30 con la de Segunda. De momento, LaLiga y AFE sólo podrán esperar acontecimientos. El sindicato, lo que sí ha recordado, es que estará muy vigilante de que se cometan posibles irregularidades. A su parecer, la fuerza mayor de la que habla el Real Decreto emitido tras el Estado de Alarma no es fácil de justificar en un club con presupuestos y beneficios tan elevados.

Otro de los temas que se pusieron sobre la mesa giró en torno a los sacrificios que los futbolistas tendrían que hacer para poder garantizar la viabilidad económica de los clubes cuando esta crisis mengüe. Más o menos ya se van conociendo los planes de los clubes, en general, que pasan por negociar (y no imponer) una bajada salarial lineal, siempre en los sueldos mensuales que se vean afectados y no en las dos pagas extra, que es donde se distribuye el grueso de la ficha, ni en las primas o los derechos de imagen. AFE insistió en que esa bajada llegará, porque los futbolistas ya han dejado clara su solidaridad con esta grave situación, pero también han dejado clara la dificultad de que haya un mismo porcentaje para todos los futbolistas y que lo más idóneo es esperar a cómo se desarrollan los acontecimientos para luego calcular los reajustes, y no al revés.

También se está hablando en estas reuniones, que seguirán sucediéndose, de las vacaciones, que los futbolistas han aceptado sacrificar en parte o reducir siempre que haya tiempo para realizar una buena pretemporada, y del hecho de que haya que jugar cada pocos días en caso de que se pueda acabar esta campaña. La próxima temporada, la 2020-21, se verá afectada por el retraso en acabar ésta (habría que acortarla con Playoff, hacer una especie de Apertura o fórmulas similares), si es que se puede. LaLiga recordó que hay diferentes escenarios, más y menos optimistas y más o menos apretados, en los que se luchará para que también se respeten las diferentes franjas horarias televisivas, para poder seguir rentabilizando el producto al máximo, y que se velará por la salud del jugador como siempre se ha hecho. AFE ya reconoció que los futbolistas están dispuestos a hacer un esfuerzo extra pero hizo ver, como siempre, que se respetarán todas las recomendaciones médicas que, aunque no están fijadas reglamentariamente, marcan en 72 horas el descanso que debe haber entre partido y partido. Además, se pacto el respeto absoluto a los horarios en caso de tener que jugar del 20 de mayo al 15 de septiembre, con el verano de por medio, que es el momento en los que hay un mayor respeto a las horas de calor en el que se recomienda no jugar antes de las 19:30 ni de hacerlo en franjas con más de 30 grados. Aquí la RFEF también tendrá mucho que decir.

Comunicado conjunto de LaLiga y AFE

“LaLiga y la Asociación de Futbolistas Españoles (AFE) han mantenido una nueva reunión en la tarde de hoy en la que se ha trabajado sobre las siguientes cuestiones:

• ERTE: LaLiga y la AFE siguen estudiando distintas opciones y barajando la viabilidad dentro del escenario actual, por lo que se ha decidido seguir hablando en futuras reuniones en los próximos días.

• Calendarios de competición: Se han analizado conjuntamente los escenarios de reinicio de la competición 19/20 en los que se está trabajando junto a las Ligas europeas y la UEFA, en la comisión creada por esta para tratar este asunto, y en la que participa activamente LaLiga. Asimismo, y en función de cada escenario, se ha analizado, el efecto de los mismos en la próxima temporada 2020/21. En este sentido se evalúan los posibles efectos en todas las competiciones de la temporada siguiente tanto nacionales como internacionales.

• Protocolo de vuelta a los entrenamientos: Se ha realizado seguimiento del protocolo de vuelta a los entrenamientos con el fin de garantizar el más alto grado de seguridad para la salud de los futbolistas y todo el personal que desarrolla su trabajo con las plantillas deportivas. Este protocolo se lleva trabajando desde hace 10 días de forma conjunta entre las dos partes y se compartirá con el resto de Ligas europeas para tratar de homogeneizar y dar forma a la vuelta a los entrenamientos.

En los próximos días, LaLiga y la AFE seguirán manteniendo reuniones con el fin de seguir analizando actuaciones ante la situación actual de crisis provocada por el COVID-19″.