La mayoría de los clubes es reacia a abrir expedientes

Barça, Espanyol, Atlético y, a última hora, el Alavés (junto con el Baskonia de baloncesto) han abierto el camino del fútbol profesional hacia los ERTE. Los clubes hacen cuentas, revisan el calendario y, aunque intentan transmitir calma a los trabajadores, la incertidumbre se extiende, sobre todo tras el paso dado por Bartomeu. Aún son mayoría los que no se plantean un expediente regulador, según el sondeo de AS, pero la tónica más común es que dependerá de lo que se hable en las reuniones con LaLiga y de cómo avance la situación.

En Primera, ningún otro equipo habla de ERTE, aunque varios evalúan diferentes opciones. El Leganés ya ha realizado ajustes, como despidos en las tiendas, y el Valladolid ha creado una mesa de negociación. Otros, como el Levante, la Real y el Athletic son más contundentes en el ‘no’, aunque jugadores como Zaldua y Williams admiten estar dispuestos a arrimar el hombro. El Valencia también es drástico: “No habrá ERTE”. “Ya trabajamos en función del peor escenario”, explica Murthy.

En Segunda, Almería, Tenerife, Las Palmas, Fuenlabrada, Huesca y Racing se muestran como los más reacios al ERTE. Extremadura, Sporting, Ponferradina, Málaga y Oviedo tampoco lo tienen en mente, por el momento. El Elche mantendrá los pagos, aunque estima que el dinero llegará hasta abril. Cádiz, Rayo y Lugo estudian aún los diferentes escenarios, aunque los gallegos asumen que si hay ERTE será también para los futbolistas. Zaragoza, Albacete y Depor no descartan nada y el Girona ya habla con los jugadores de un expediente regulador. El resto se mantiene a la espera o totalmente hermético.