Asensio está de vuelta

Hace 251 días que la vida puso a prueba a Marco Asensio. Más de 35 semanas. Ocho largos meses de trabajo en la sombra, de travesía por un túnel en el que se empieza a ver la luz. Su rodilla izquierda, esa en la que sufrió una rotura del ligamento cruzado anterior y del menisco externo el 23 de julio de 2019, ya está bien. Han sido muchos momentos duros en los que siempre asomaban dos esperanzas: el momento de regresar junto al resto de sus compañeros en los entrenamientos de Valdebebas y el de volver a pisar el césped del Santiago Bernabéu.

Asensio, por fin, está preparado para afrontar el primero de ellos. El balear se encuentra con la confianza necesaria para regresar a las sesiones junto al resto de sus compañeros cuando termine el confinamiento por el coronavirus.

Desde que Manuel Leyes le operara en la Clínica Cemtro de Madrid el pasado 7 de agosto, doctor y paciente acordaron una máxima: poner objetivos semanales. Dentro de ellos, en la agenda del balear se veía muy cercano el momento de probarse con el grupo cuando el equipo tuvo que marcharse a casa por el positivo por coronavirus de Thompkins, jugador del Madrid de baloncesto. Eso ocurrió el pasado jueves 12 de marzo, apenas a unos días de entrar en la semana del 16 al 22 de marzo, que Marco veía clave para dar un paso más.

Consciente de que su recuperación no podía sufrir un parón, salió de Valdebebas ese 12 de marzo cargado de todo lo necesario para convertir el salón y el jardín de su casa en un gimnasio improvisado. Allí, junto a su hermano Igor, trabaja en largas sesiones diarias durante la cuarentena. Su rodilla está fuerte, lista para el siguiente paso.

Sensaciones

En el último mes la recuperación se volvió más amena porque gran parte del trabajo lo hacía sobre el césped y con balón de por medio. Atrás quedaban las largas sesiones de hasta ocho horas en las que sólo había fisioterapia, gimnasio y piscina. En cambio, también aparecieron pequeños problemas típicos de la recuperación. Más allá de la rodilla, el resto de músculos de la pierna lesionada también empiezan de cero tras una operación así. Eso provocó pequeñas molestias y por eso Marco ha sido tan cauteloso. También lo será ahora, cuando las sensaciones en sus primeros entrenamientos serán clave para marcar una fecha para volver a una lista de convocados. Uno de sus objetivos del año, la Eurocopa, se ha aplazado a 2021 y ahora sólo piensa en ser útil para Zidane en la recta final de la temporada.

El otro apartado clave es el mental. En ese, los que le conocen bien aseguran que es una persona nueva. Ha aprendido a valorar mucho más las cosas cotidianas y también le sirvió para comprobar quién estuvo a su lado. En estos meses, además, ha cuidado la dieta al detalle (incluso ha perdido peso). Confía en volver aún mejor en lo físico y con una versión fortalecida en lo psicológico. Asensio está de vuelta.