Los futbolistas y el ‘rebus sic stantibus’

“Ahora mismo no somos más importantes que un repartidor de supermercado”, dijo en reciente reunión un alto dirigente de la Premier. La frase la recogió nuestro corresponsal en Londres, Alberto Muñoz, y viene al pelo ahora que los clubes planean junto a un ERTE para empleados un descuento para los jugadores. El Barça, que anda más apretado que nadie, se adelantó. Hubo una primera reunión con los cuatro capitanes y tras ella pensó haberles convencido, pero o no fue así o luego se echaron atrás. Los profesionales de las otras secciones del club sí aceptan la propuesta: descuento del 70% mientras dure el cierre.

He tratado y admirado a muchos futbolistas durante muchos años y les comprendo. Ganan mucho, sí, pero por un corto tiempo. Nunca consiguieron tributar como ‘renta irregular’, para cotizar sus ingresos de pocos años en un periodo aplazado en el tiempo, a fin de pagar menos. Su carrera es corta y la puede acortar más una mala lesión. Y conocen millares de casos de antecesores que se arruinaron pronto. Siempre pasó y sigue pasando en épocas recientes, en las que ya se ganaban fortunas. Ahí está el caso de Ronaldinho, que es de ayer mismo. Eso explica, no justifica, su egoísmo cada vez que sale a relucir la cuestión del dinero.

Pero esta vez tendrán que plegarse. Pueden esgrimir sus contratos, sí, pero fueron firmados en otras circunstancias. ‘Rebus sic stantibus’, es decir, ‘estando así las cosas’… Tiempo atrás se añadía el latinajo a todos los contratos, hasta que se consideró innecesario. Pero el principio, que data del Derecho Romano, sigue ahí y esta es una situación clara en que las cosas no están como estaban, ni sabemos cuándo estarán como estuvieron. El Barça pretende pagarles menos porque no puede, no ingresa y está muy apretado. Ya lo hacen muchos fuera, pronto lo tendrán que hacer todos. Hoy los futbolistas cuentan menos que los repartidores de supermercado.