‘Mago’ Monchi vuelve a sacar su chistera para fichar en la Ligue 1

El idilio que Monchi mantiene con la Ligue 1 de Francia no se ha visto interrumpido por sus dos temporadas en Roma. En su vuelta a Nervión, el director deportivo ha vuelto a incorporar a sus mejores fichajes de la temporada para el Sevilla desde el país vecino, consiguiendo que éstos hayan elevado tanto el rendimiento del equipo como su valor de mercado con la vista puesta en unos futuros traspasos que dejen beneficios en las arcas sevillistas.

Son los casos de Ocampos, Diego Carlos y Koundé, llegados desde el Olympique de Marsella, el Nantes y el Girondins de Burdeos. Y aunque la incorporación más decepcionante de la temporada, Rony Lopes, también llegara desde Francia (concretamente desde el Mónaco) el nivel de los tres fichajes anteriormente mencionados eclipsan este resbalón, ya que Ocampos es el pichichi del equipo, Diego Carlos uno de los mejores centrales del campeonato y Koundé uno de los defensas con mayor proyección de Europa.

El caladero francés siempre ha sido muy propicio para Monchi y el Sevilla. De hecho, en su última temporada antes de su regreso al Sevilla, Monchi dejó en la plantilla a los dos jugadores por los que más dinero se ha sacado en las últimas dos temporadas: Lenglet, que llegó procedente del Nancy, y Ben Yedder, pichichi absoluto del equipo en los últimos tres cursos, que fue fichado del Tolouse por ocho millones y vendido por cinco veces más al Mónaco este verano.

Pero en contra de lo que pueda parecer, fichar en Francia a jugadores que den rendimiento deportivo y económico no es un juego de niños. Y como nadie escarmienta en cabeza ajena, el mejor correctivo lo ha recibido el propio Sevilla en los dos años en los que Monchi no ha estado al frente de su planificación. Sin ir más lejos, la pasada temporada el Sevilla fichó del Lille a Amadou y del Rennes a Gnagnon por 30 millones de euros entre los dos. Tras una decepcionante temporada, el primero está cedido en el Leganés después de haberlo estado en el Norwich en la primera parte de la temporada. Gnagnon, por su parte, volvió también cedido al Rennes, donde quizás pueda quedarse a final de temporada pero por mucho menos que los 15 millones que el Sevilla pagó por él.

Un año antes, desde Francia sólo llegó un fichaje: Corchia. El lateral estuvo un año en el Sevilla, jugó el pasado cedido en el Benfica y éste en el Espanyol, donde las lesiones lo han masacrado. De este modo, se confirma que para sacar conejos de la chistera de la Ligue 1 hace falta un mago como Monchi, que suma tres nombres más a la extensa lista en la que hay ilustres que dejaron mucho fútbol y aún más dinero como los mencionados Lenglet y Ben Yedder, además de Keita, Gameiro o Krychowiak.