Vinicius no se merece ir al banquillo

Soy el primero que aplaudí el fichaje de Hazard, un jugador espléndido en el uno contra uno y dotado de una punta de velocidad en corto que me hizo ser un poco del blue del Chelsea durante los años que estuvo allí el belga. Pero la realidad es que Hazard, de momento, no ha dado ni el 20% de lo que se espera de él (el sobrepeso con el que llegó en verano y el infortunio de las lesiones le han lastrado).

Vinicius es el caso contrario. A Zidane le ha costado darle la confianza que merece su fútbol de mecha y pólvora, pero la noche del Barça en el Bernabéu terminó de ganarse su afecto. El brasileño es un diamante que necesita pulirse ya, sin esperas absurdas. Hacía años que no veíamos un jugador tan eléctrico y desequilibrante en sus incursiones a mar abierto. Ya no hay tantos chistecitos con él. Muchos equipos lo han sufrido esta temporada. Hace tiempo que dejó de ser un meritorio…

Zidane debe tomar ahora la decisión, aunque todos sabemos cuál es. Siempre confió en Hazard y una vez recuperado de su lesión de tobillo formará tándem con Benzema. Una gran delantera, no lo niego. Pero Vinicius ya estaba lanzado al empezar a sentirse por fin titular y lo mismo el belga necesita tiempo para coger ritmo de competición. Y tiempo no es precisamente lo que le sobra ahora al Madrid. Hay once finales esperando a la vuelta de la esquina y ya no hay margen de error. Vini no se merece ir al banquillo…