La F1 aprueba un sistema de hándicap aerodinámico

La Fórmula 1 ha acordado una serie de medidas para rebajar los presupuestos en el próximo lustro y equilibrar la competitividad de las escuderías, un impulso ante la crisis económica que acompaña a la pandemia. Según avanzan en la prensa británica, el techo de gasto de 2021 será de 145 millones de dólares (unos 140 millones de euros), una cantidad inferior a la original en 30 millones. Ademas, será reducido a 140 millones en 2022 y 135 millones (siempre en dólares) para las temporadas de 2023, 2024 y 2025.

Los equipos han votado y aceptado la medida. En la actualidad, las escuderías de tamaño mediano operan en esas cifras, pero los tres grandes (Mercedes, Ferrari y Red Bull) se acercan a los 400 millones. Quedan fuera del tope presupuestario los salarios de los pilotos y los tres ejecutivos mejor pagados de cada equipo, además del departamento de márketing. Otro aspecto para equilibrar la competición apunta al desarrollo aerodinámico y se trata del primer sistema que perjudica al mejor monoplaza: se limitarán las horas de túnel de viento y CFD (simulaciones computacionales)  en función de los resultados. Así, el equipo campeón tendrá un porcentaje inferior de tiempo para utilizar ambas soluciones aerodinámicas, que se verá incrementado puesto por puesto en el Mundial de constructores. El último clasificado tendrá hasta un 25% más. Afectará fundamentalmente a los monoplazas de 2022, porque entre 2020 y 2021 se congelarán la mayoría de especificaciones.

Son medidas que impulsa la FIA (se anunciarán oficialmente en los próximos días) para sostener los costes del campeonato, ahora que Liberty Media afronta una temporada repleta de interrogantes. Sin ingresar el canon por los grandes premios, los premios por punto para los equipos se verán afectados. Y ahora que la economía acusa los efectos del coronavirus, no es sostenible pensar en una Fórmula 1 al margen. Sobre todo cuando la industria de la automoción también está altamente expuesta a la crisis.