Pendientes de Haaland

Erling Haaland se ha convertido en una atracción en sí mismo. El objetivo de futuro madridista es el futbolista de moda de Alemania (y de Europa, mientras vuelvae el resto de Ligas) y cada partido parece una competición contra sí mismo para reventar récords. Su demolición del Schalke (4-0) en la reentré contra el Schalke (gol y participación en dos más) captó la atención incluso de Florentino Pérez, que le mandó un mensaje al director general del Borussia para felicitarle por el partidazo del equipo amarillo en el derbi del Ruhr. El mundo del fútbol pendiente de Haaland.

Este sábado, hay más. El Borussia va a la casa del Wolfsburgo como preámbulo del decisivo duelo por la Bundesliga del próximo martes contra el Bayern. Ahí habrá tres cuartas partes del título en juego. En Dortmund tienen fe porque Haaland parece ahora mismo imparable. Su evolución física, de ‘tirillas’ en coloso, con sólo 19 años, es un caso digno de estudio.

El Wolfsburgo es un reto exigente, de los que le gustan. El club de la Volkswagen no ha perdido en sus últimos siete partidos, incluido el regreso a la competición tras el parón por el Covid-19. Un listón para medir todavía más la capacidad goleadora de Haaland, que va decidido a por el pichichi europeo esta temporada, con 26 goles ligueros (41 entre todas las competiciones) que le igualan a Lewandowski y le sitúan sólo uno por debajo de Ciro Immobile (Lazio). El promedio del gigante noruego está en las prestaciones de Messi y Cristiano. Nada parece imposible para Haaland.