Jonathan Vaughters: “Armstrong podía alquilar un avión y dar vueltas en el cielo mientras se dopaba”

Montaje de imágenes con Jonathan Vaughters, Lance Armstrong y el...Montaje de imágenes con Jonathan Vaughters, Lance Armstrong y el equipo US Postal

Jonathan Vaughters se ha convertido en una de las personas más influyentes del ciclismo actual. El exciclista, antiguo compañero de equipo de Lance Armstrong, llegó a batir el récord de la ascensión al Mont Ventoux cuando estaba en el equipo USPostal. Cayó a los infiernos del dopaje para después salir como renovado director. El americano atiende a MARCA a propósito de su nuevo libro (Billete de ida, Libros de Ruta).

Jonathan lt;HIT gt;Vaughters lt;/HIT gt;Vaughters con Armstrong en plena carrera.

Acaba de estrenar libro, ¿por qué ‘Billete de ida’ como título?

Trata sobre mi historia personal en el ciclismo, aunque también en la vida. Empecé mi carrera profesional en España, habla de US Postal y la época con Lance Armstrong pero no sólo de eso. Realmente quería transmitir las cosas buenas y las malas que tiene el ciclismo.

¿Qué opinión le merece el documental de Lance Armstrong?

No hay casi nada nuevo, ya se sabía todo de alguna manera. Sí que se ve cómo es Lance como persona, cómo es ahora y cómo fue antes. Se explican las dificultades que tuvo durante su época de joven. Es un documental muy personal, más que de ciclismo. Es interesante para quien le guste el personaje de Armstrong. Lance es Lance, un hombre que siempre quiere batalla aunque no tenga sentido hacerla en ese momento.

¿Alguna anécdota que pueda aportar usted que no se sepa sobre Lance?

Hace mucho tiempo desde que compartimos equipo. Mi historia con él es más de cuando teníamos 14 o 15 años. Coincidimos dos temporadas en el USPostal pero él era el jefe y yo, un corredor un poco tímido. En esa parte de mi carrera no me aportó gran cosa. Lance fue muy grande como ciclista, pero a mí no me hizo nada terriblemente malo como puedan decir otros.

¿Se siguen hablando hoy en día?

No hablamos casi nada. Desde hace 10 años prácticamente no cruzamos ninguna palabra. Lance y yo tuvimos filosofías muy diferentes años después. Él tiene recelo sobre mi carrera como mánager. Lance piensa que el no estar él en el ciclismo, hace más grande mi figura, pero no es así. Él no podía seguir en el ciclismo después de las cosas que ha hecho. En el tema deportivo creo que tiene que quedarse fuera. Al ciclismo le haría mucho daño que estuviera dentro de alguna manera.

¿Cómo recuerda el Tour de 1999 donde empezó la época de Lance?

Tengo pocos recuerdos, porque en las primeras etapas ya hubo una caída y estuve en el centro de la montonera (abandonó en la etapa 2). Sí recuerdo cómo preparamos el Tour en las carreras previas y cómo fue su primer triunfo. Es sencillo que muchos de aquel US Postal te hablen bien de él. Él usaba al equipo para ganar el Tour. Gente como por ejemplo el Triki Beltrán. Si eres compañero de equipo y estás a su lado, él te va a tratar bien; pero si estás al otro lado o tienes diferente opinión, te va a hacer la guerra siempre. Así ocurrió en el caso de Contador. Es el mejor ejemplo. Fue otro líder con objetivos y Lance no se portó bien con él porque no le podía utilizar para su causa. Lance es maquiavélico.

El día que Lance Armstrong selló la boca a Simeoni: “Cometiste un error, te destruiré”

No dejaba que nadie le hiciera sombra.

Landis, Hamilton y Contador, que también tuvieron sus objetivos, no cuajaron bien con él. Tiene sentido porque son líderes que chocan. Esto en el ciclismo moderno está cambiando, pero antes había 8 hombres para trabajar para el líder y ya está. Armstrong siempre se portó bien con la gente que trabajó para él salvo con ellos tres porque también querían ser líderes.

Las polémicas palabras de Contador sobre Armstrong

Los que le justifican dicen que hubiese ganado también sin dopaje.

No estoy de acuerdo con esto. Todos han tomado cosas, vale. Pero si tú y yo vamos a tomar 10 cervezas, al día siguiente por la mañana los dos tenemos dolores de cabeza. Yo tomo dos aspirinas y si me sientan bien, trabajo con normalidad. Significa que el medicamento funcionó muy bien con mi cuerpo. Si tú tomas dos aspirinas pero no te hacen el efecto y estás mal, pasas el día en la cama. El medicamento no afecta igual a todos. El dopaje, igual. Todos usaban EPO pero a uno le hacía más efecto que a otro. Hay una época en el ciclismo en la que nunca sabremos quién era el mejor. Es imposible saberlo. Lance fue muy fuerte con o sin dopaje, Ullrich o Pantani, también. Pero decir que Lance ganaría 7 Tours sin doparse no lo sabemos. Quizá la EPO fue más efectiva para él que para otro. Quizá Moncutié, que fue el 18º, era el más fuerte. Esto no lo sabremos nunca porque no se puede hacer el cálculo para saber la verdad.

Él tenía el favor de la UCI.

No sé si influyó mucho o no. Lo que él tuvo diferente al resto fue el poder y el dinero. Yo estuve en un equipo francés después del US Postal (corrió de 2000 a 2002 en Crédit Agricole) y no teníamos logística para el dopaje. Si querías hacerlo lo tenías que hacer tú, no había médicos para esto. Lance tenía todo, podía alquilar un avión privado y dar unas vueltas en el cielo mientras hacía una transfusión de sangre si él quería. Tenía el dinero y la logística para doparse. Hay gente que se piensa que tuvo un dopaje de la NASA o algo así, pero no fue así. Él lo que tuvo fue ayuda y pocos riesgos. Sabía que no le iban a coger. Él podía hacerlo tranquilo y metodológicamente. Eso es una gran ventaja, no tenía preocupación de que la UCI le fuera a pillar. Si controlas a la policía (refiriéndose a las autoridades), es más fácil cometer el delito.

¿Nunca nadie le llevó la contraria?

Al menos en mis años, 1998 y 1999, no. Se dice que le Lance obligaba al resto a doparse y esto no es verdad. Él decía que los 8 mejores del equipo iban al Tour. Nunca presionó a nadie para que se dopase, pero era una matemática muy simple: tenías que estar entre los mejores para estar y si para eso te tenías que dopar, era decisión del corredor. En mi caso, por ejemplo, fue mi decisión. A mí nunca me dijo que me dopase. Pero claro, cuando tu jefe se está dopando y quiere un equipo fuerte, hay muchas opciones de seguir ese camino. Si tú le hubieses dicho ‘Lance, no me dopo’, él hubiese dicho que sin problemas siempre que fueras el más fuerte.

Pero si ya era difícil entrar en el equipo sin doparse, ganar una etapa sería imposible.

Sí, tienes razón. Pero hay algunas excepciones. En el 99 creo que Vandevelde entró en el equipo limpio. Él era joven (23 años) y los jefes del equipo no quisieron que empezara a doparse tan pronto. Aun así fue de los 8 más fuertes y el equipo le aceptó. Hizo el Tour de Francia limpio. Es muy excepcional, pocos lo consiguieron pero él sí. Aunque luego Vandevelde se dopó dos años después, sólo duró dos años. La gente sólo ve blanco o negro, si alguien se dopó una vez ya lo tachan. El público quiere blanco o negro, pero hay muchos corredores que se han dopado durante una parte de su carrera y otra, no. Hay muchos grises entre medias, no todo es negro o blanco. Christophe Bassons tenía fama de no doparse, pero no es que él fuera blanco y Armstrong negro. No es tan fácil. Hubo muchos ciclistas que dejaron de doparse después de 1998 porque les entró miedo de que les pillaran. En esa época era complicado que te cogieran, pero en el 98 entró la policía y todo cambió. Muchos decidieron parar y cambiar su vida. Pero todos estos detalles ya están perdidos.

¿Cuándo se dopó usted por primera vez?

Fue mucho antes del US Postal, Armstrong empezó a los 21 y yo a los 23. Estuve dos años en el equipo Santa Clara (1994 y 1995) en los que no querían que nos dopásemos. Éramos limpios, pero muy malos. Eso sí: limpios. En cada carrera fui uno de los peores del pelotón. Entraba de los últimos, sólo batallaba por acabar las carreras. Sólo pensé en sobrevivir durante dos años. Cuando llegó el momento en el que dopaje era una opción, en 1996, fue como encontrar agua en el desierto. Yo no quería sobrevivir, quería correr, ir delante, hacer tácticas e intentar ganar algo. Cuando vas dentro de un pelotón dopado y tú no lo estás, no hay estrategia. Todo es sufrir, sufrir y sufrir. Es muy desmotivante. Cuando llegó el dopaje fue como encontrar un lago en el desierto y yo quería beber cuanta más agua posible.

La primera vez que ‘reventaron’ a Lance Armstrong

¿Nadie reparó en que era un peligro para la salud?

En el ciclismo vas a 70 u 80 por hora por la carretera y hay un peligro tremendo. Hay más muertes en el ciclismo que en cualquier otro deporte. El peligro es muy alto, siempre estás tomando riesgo, y el dopaje queda como una posibilidad más. Cuando tienes 23 años y estás bajando un puerto en los Alpes a 100km/h no piensas que a los 60 años vas a tener un problema de salud por el dopaje. Lo siento, pero ésta es la verdad. Los deportistas de élite, los mejores, lo son porque asumen riesgos. Y el dopaje es otro riesgo. En la sociedad, en general, cuando vemos a alguien que toma un riesgo pensamos bien de él. Decimos ‘ha tenido cojones y ha ganado, bien por él’. La gente en el deporte toma un riesgo gana y el resto aplaude. El dopaje, repito, es sólo un riesgo más. Cuando te dopas, te ves como un hombre que tiene cojones y que toma un riesgo para ganar. Es un problema cultural más que otra cosa, no sólo de blancos o negros que se dopan o no. Lo que hay que cambiar es la visión que tenemos de los ganadores que toman riesgos.

Vaughters con el ojo hinchado después de que le picara una avispa en su época como corredor

¿Cree que todo esto está solucionado?

Ahora el ciclismo es más limpio. No se puede decir que nadie se esté dopando, siempre habrá quien tome una pequeña ventaja, pero lo de ahora no tiene nada que ver con lo de antes. En los 90, el dopaje suponía una ventaja del 5 o 10%. Era indetectable en los controles. Ahí era imposible correr sin EPO. Aunque en los años 70 ó 80 se dopaban mucho, lo hacían pero no obtenían tanta ventaja. Un corredor limpio podía correr e incluso ganar cosas en esa época.

¿Desde cuándo cree que era imposible ganar sin dopaje?

Desde 1994 o por ahí. Ahora estamos en una época similar a la de antes. Ahora te puedes dopar, quizá no te pillen, pero los beneficios no son tan grandes como los de la EPO. Por eso los corredores limpios ahora pueden ganar. Ahora, el dopaje te aporta una ventaja del 0,00005%. En 1996 era del 10%. Es completamente diferente. En la actualidad, no hay un dopaje por el que merezca la pena doparse. El riesgo es demasiado alto y la ventaja es muy baja, por eso estamos en una época donde puedes correr limpio. En los 90, el riesgo era bajo y la compensación alta.

El tráiler del documental de ESPN sobre Lance Armstrong

¿Durante todos los años 90 era así? Parece que hasta 1996 hay un parón…

El peor año del dopaje fue 1996. Fue antes de que hicieran la prueba del hematocrito, de los análisis de EPO… eso fue el pico. La mayoría del público piensa que fue en la Operación Puerto en 2006 o con la confesión de Armstrong en 2012, pero no fue así. Cuando llegamos al ‘caso Festina’ en 1998, fue porque la prueba del hematocrito surtió efecto. En el 98 los récords en los puertos bajaron respecto al 96, todo arrancó antes. Lo peor no fue en 2010 o 2015, fue mucho antes. En 1996, no había policía y parece que no había criminales. Todos nos estábamos robando pero no éramos criminales porque no había ni reglas, ni policía.

Hablando de sus inicios en España, ¿cómo fueron ese arranque tan divertido en Santa Clara?

Fueron los años que cambiaron mi vida. Ahí aprendí a ser ciclista profesional. Tengo grandes recuerdos de mi temporada en España. Mi segunda familia fue el Santa Clara durante muchos años y es probable que mis mejores momentos los pasara allí, pese a que era una catástrofe de equipo. Éramos muy malos en cuanto a rendimiento.

Respecto a futuro, Education First está a punto de morir pero ya lo solucionó en el pasado con su empresa Slipstream que la vendió a tiempo salvando al equipo.

El tema comercial dentro del mundo del ciclismo siempre es difícil. Es un deporte que no tiene dinero procedente de los derechos de televisión. Estamos a expensas de los patrocinadores. Education First es una compañía muy fuerte pero ahora no estamos viajando mucho. Yo quiero ayudarles a bajar el presupuesto del equipo un poco para buscar un nuevo patrocinio de otra marca. Queremos ser más estrictos a la hora de hacer las cosas. Somos el equipo profesional con la historia más larga dentro del ciclismo americano. Empezamos en el Tour de 2008 y esperamos estar en el de 2020. No podemos tirar por la borda todo este trabajo.

El día que Lance Armstrong selló la boca a Simeoni: “Cometiste un error, te destruiré”

Pero, ¿salvará al equipo para 2021?

Lo tenemos muy bien encaminado, hay algo por ahí que tiene buena pinta. No voy a garantizar nada porque el mundo ha cambiado mucho en los últimos tres meses. No hay nada garantizado pero ahora soy mucho más positivo que hace dos meses.

Vaughters rodeado de sus ciclistas del Education First

¿Qué le parece la reestructuración de la temporada?

Está muy cargado el calendario que ha hecho la UCI, son demasiados días de competición en un espacio demasiado corto de tiempo. El día de la París-Roubaix coincide con una etapa de la Vuelta y otra del Giro. Es una locura. Tampoco sabemos todavía exactamente si, con el tema de tanto viaje, podremos hacerlo todo bien. Tienes que estar volando todos los días en avión y ahora no veo al mundo capacitado para hacer eso. Las vueltas de tres semanas también son complicadas porque tienes que llevar a miles de personas de pueblo en pueblo cada día, aunque espero que todo vaya bien. Si hacemos 10 carreras bien en 2020 me daré por satisfecho, será un milagro. Hacer 100 carreras en 90 días me parece demasiado, es difícil. Espero que podamos aguantarlo.

¿La ‘Grande Bouclé’ salva todo el año?

Desde el tema comercial sí. Si el Tour sale bien, la temporada sale bien. Esto es muy importante para los patrocinadores. A mí me gustan mucho la París-Roubaix y otras clásicas pero claro hay que pensar en salvar la temporada y por eso daremos todos prioridad al Tour de Francia.

¿Cómo ve a sus pupilos: los Urán, Higuita, Dani Martínez y compañía?

Este mundo es diferente, estoy orgullosos de ellos. En una generación mucho más comprometida. Ellos nacieron hace 22 años, a los 12 ó 14 ellos conocieron lo de Lance. Vieron eso y no quisieron repetirlo. No querían que les pasara en el futuro. Esto es bueno para el deporte porque el antidopaje, los análisis, la policía y demás están bien, pero la clave es el tema cultural. Todo tiene que salir de ellos. Son conscientes de que si uno se dopa, arruina la vida del otro porque el patrocinador se irá. Esta mentalidad en mi época no existía. Fuimos muy amigos, pero amigos criminales. Le pedías dopaje a tu compañero, otro gran criminal de mi época. En estos momentos, lo que veo con los Higuita y compañía es que saben que tienen una responsabilidad en el deporte y con el público.

New Yellow jersey of Overall leader, Norwegias Thor Hushovd (2ndL), poses with teammates to celebrate the best team podium as they carry their sport director Jonathan lt;HIT gt;Vaughters lt;/HIT gt;, after winning the 23 km team time-trial and second stage of the 2011 Tour de France cycling race run around Les Essarts, western France, on July 3, 2011. AFP PHOTO / PASCAL PAVANI

¿Algún corredor le ha reprochado sus prácticas dopantes?

Sí, muchos. Y está bien. Ellos deben saber la historia y les tengo que disculpar. Yo fui parte de una generación que casi arruina el deporte para ellos. No es su culpa, es la mía.

Una grupeta de ciclistas del Education First

Para acabar, defiende que usted tiene que estar en el ciclismo pero Armstrong, no. ¿Si a Lance le dejarán volver lo entendería?

No. Hasta ahora nunca ha tomado la responsabilidad de contar lo que pasó de verdad. Él quiere que todos piensen que él fue el mejor y que todos estaban dopados. Quiere hacerse la víctima diciendo que tuvo una sanción muy grande cuando todos se doparon. La gente me pregunta por qué él tiene una sanción de por vida y muchos otros no. Es fácil de explicar, aunque no lo parezca. En su momento llegó la USADA y nos preguntó si nos habíamos dopado y si queríamos ayudar a evitarlo en el futuro. Muchos dijimos que sí. Es como si rompes algo en tu casa y tu madre te pregunta y siempre dices lo niegas, llegará un día en que tu madre no te dejará salir de casa durante dos meses. Son las reglas de vida. Si eres honesto, lo reconoces y ayudas a solucionarlo, el mundo te lo perdona. En este mundo, la gente quiere perdonar, somos humanos y comentemos errores. Pero Lance, cuando llegó la USADA y la AMA y le preguntaron, él siempre dijo que no. Como el niño que rompió el plato en su casa y nunca asumió su responsabilidad. La USADA y la AMA ejercieron de madre y le castigaron de por vida.

No está nada convencido de su arrepentimiento…

No, no, no, no. La verdad es que no. Pero es sólo mi opinión.