Muerte o susto en Palma

Mallorca y Celta tocan hoy a la puerta de sus sueños. Mientras que el conjunto bermellón está obligado a ganar para no caer de manera virtual a Segunda, a los vigueses les bastaría con no perder para acariciar todavía más la permanencia. Se trata de un duelo en el que se mezclan el infierno del Mallorca con el cielo de un Celta que está marcando la salvación y que vislumbra a los bermellones a ocho puntos de distancia (sigue el partido en directo en As.com).

Vicente Moreno siempre se ha mostrado como un técnico sincero al hablar de las opciones de salvación de su Mallorca y es consciente de que puede estar disparando su última bala para dar caza a la permanencia. Todo lo que sea evitar la muerte será trasladar la sensación de miedo al Celta, pero toca ganar. Aunque el momento no es ni mucho menos dulce. Solo ha logrado una victoria en los últimos siete partidos (llegó hace 115 días, ante el Eibar fuera) y el reinicio de LaLiga le ha cogido con el pie cambiado. La falta de contundencia en las áreas le está matando y es que en los cinco últimos duelos ha recibido 11 goles y solo ha hecho dos. Pero como esta vorágine de fútbol que se vive no le ha permitido al Mallorca flagelarse en exceso ya se centra en cómo superar al Celta. Y Vicente Moreno recupera a Lumor. El lateral zurdo por fin está de vuelta tras su lesión y el entrenador respira tras acumular problemas e inventos para solventar el agujero que ha tenido durante esta nueva normalidad en la izquierda de su zaga. El 4-2-3-1 volverá a lucir en el Mallorca y Take, Dani y Budimir deben ser las lanzas de un grupo con cada vez menos que perder y mucho que ganar.

La alegría la dan los puntos y el Celta está en estado de frenesí. Pasa por su mejor momento en tiempos y es que, además de venir de empatar ante el Barcelona, con el subidón que ello supone, lleva cuatro duelos sin caer. Esto le ha permitido tomar oxígeno, pero aún le falta un paso más para certificar otra permanencia. Óscar García quiere darlo cuanto antes y presentará a su equipo de gala. Olaza, que hoy acaba su cesión por Boca (pero seguirá), Murillo y Rafinha recuperarán su estatus en el 4-4-2 y la única duda es saber quién acompañará a Aspas arriba. Smolov y Mina opositan a ello. Pólvora para evitar un susto.