Se equivocan Achraf y el Madrid…

Si esto fuera un cuento de hadas, todos estaríamos ahora felices entre pajaritos que revolotean mientras bailamos celebrando la gran operación con el Inter. El Madrid cobra 40 millones de euros (un pastizal con los tiempos de crisis que se avecinan por culpa del maldito COVID-19) y Achraf logra asegurarse la titularidad en el Inter de Conte, aunque le recomiendo a Hakimi que le pregunte a Morata lo que vale la palabra del italiano. ¿Todos contentos, verdad? Para el Madrid una gran operación económica al ser un chico de cantera que tuvo coste cero: 40 millones de plusvalía. Y para el chaval un salto en lo deportivo hacia una liga competitiva (se reencontrará con Cristiano en los Juve-Inter). ¡Qué bien, Maribel! Pues no.

Achraf olvida que lo más grande para un futbolista es jugar en el Madrid. Ya sé que Carvajal es una máquina y que su puesto es indiscutible, pero yo vi a Camacho o Pirri llegar al Bernabéu siendo unos críos con pantalones de campana y pelo desaliñado dispuestos a comerse el mundo y a las vacas sagradas que había por delante. Un futbolista que tiene la oportunidad de jugar en el Madrid no debe pensar en otra cosa. Ambición, ambición y ambición. Y el Madrid que no presuma de la operación. Si en dos años es el mejor carrilero de Europa no capto el éxito del traspaso. El Madrid no vende, el Madrid conquista.