El Leganés apura para cerrar la prolongación de sus cedidos

El Leganés se encuentra en pleno proceso para cerrar los acuerdos que permitan, formalmente, prolongar hasta el final de la vigente temporada la cesión de los doce hombres que juegan a préstamo en sus filas. En Butarque esperan concluir durante el día de hoy ese proceso que se ha dilatado a consecuencia de la burocracia con los clubes extranjeros. Con los españoles, añaden fuentes consultadas por AS, todo ha sido más sencillo.

Pero, pese a este retraso, insisten al sur de la capital, no hay temor ninguno. La totalidad de los cedidos, insisten, estarán bajo las órdenes de Javier Aguirre hasta el último día de competición. De hecho, según ha podido saber AS, en el cuerpo técnico no tienen noticia alguna de bajas imprevistas por esta causa. Todo en orden.

La burocracia y demasiados jugadores

El club, tal y como adelantó AS, ya contaba desde hace tiempo con el sí verbal de los nueve equipos de origen de estos futbolistas. De España son Sevilla (de ahí proceden Soriano, Roque Mesa, Ibrahim y Bryan Gil), Real Madrid (Óscar Rodríguez), Real Sociedad (Kevin Rodrigues) y Betis. Los otros cinco conjuntos que nutren al Lega son clubes extranjeros: Oporto (Awaziem), Watford (Marc Navarro), Olympiacos (Guerrero), Southampton (Carrillo) y Young Boys (Assalé). Es con éstos últimos con los que el proceso se ha ralentizado.

La mayoría de estos clubes también tienen en sus plantillas hombres que proceden a préstamo de otras entidades, así que ninguno, intuían en Butarque, pondría trabajas serias. Más al contrario.

Es la misma estrategia que ha seguido el Leganés, que a los clubes en los que tiene cedidos a jugadores de su propiedad les transmitió desde el inicio que no reclamaría nada por esos hombres y que, obvio, pondría facilidades. Pero una cosa son los acuerdos verbales y otros, los escritos. Ahí, en el papeleo, es donde todo se ralentiza. Y mucho.

Primero, por volumen de trabajo. El Leganés es, de todos los clubes de Primera División, el que más jugadores a préstamo en su plantilla tiene. Además, la complejidad en la legislación de cada país pone dificultades que hicieron que ayer las oficinas del club bulleran de actividad desde primera hora. Hoy se espera que el proceso se repita para cerrarlo definitivamente.

Clave: el acuerdo con los jugadores

En la resolución de tan complejo panorama ha sido clave el acuerdo que el Leganés alcanzó con la totalidad de la plantilla a propósito de los recortes salariales. El club pactó que los futbolistas cobrarían el 100% de sus salarios si la temporada se jugaba y concluía sin más interrupciones.

En el caso de los chicos a préstamo, ese pacto incluía la obligatoriedad de permanecer en la plantilla hasta final de curso. Todos los futbolistas lo firmaron. Así que, con la voluntad de los jugadores en su poder, el Lega jugaba con el viento a favor en los contactos con los clubes de los cedidos. Asunto distinto habría sido que los jugadores se hubieran negado a jugar. En tal caso, nada se podría haber hecho.