Madridistas, nos debéis una

Igualada. Fue un partido bonito, un toma y daca entre dos equipos que están entre los mejores del fútbol europeo. El 2-2 favorece los intereses del Real Madrid, pero esa batalla no es la del Atlético. Algún amigo madridista me invitará a una cerveza. Seguro que lo hará encantado. Para que luego digan que no queremos a nuestro eterno rival. Fuera de bromas y chanzas, el equipo de Simeone se fue del Camp Nou convencido de que puede dar guerra a cualquiera. El Cholo no gana al equipo culé en LaLiga, pero no perdió y sigue sumando.

Pelea. El Atlético sigue sin caer derrotado desde que se reanudó el campeonato. Tras el parón suma cuatro victorias y dos empates. El punto es muy positivo porque refuerza la moral de un grupo que ahora mismo cree en sí mismo, se siente fuerte y capaz de todo. A este nivel el Atlético acabará seguro entre los cuatro primeros. Durante fases del partido dio la impresión de que el equipo rojiblanco pudo sacar incluso mejor botín.

Champions. El partido puede ser un ensayo para esa fase final de Champions que nos espera en agosto. Este encuentro podría repetirse en la Liga de Campeones en el caso de que el equipo azulgrana logre clasificarse. Un partido grande. El Atlético no se arrugó y le jugó al Barcelona de tú a tú. En el torneo europeo el equipo del Cholo tendrá enfrente a rivales de este nivel.

Felipe. El defensa había sido el mejor del equipo hasta el parón. Sobrio, seguro, rápido, bien por arriba… Ante el Barça Felipe estuvo más fallón de lo habitual, aunque después de tanto tiempo sin jugar quizá sea normal. Lo positivo es que Simeone ya le tiene a sus órdenes. Y seguro que en los siguientes encuentros volverá a ofrecer el nivel al que nos tenía acostumbrados.

Carrrasco. El belga llegó en el mercado invernal y poco ha podido demostrar hasta ahora. Carrasco es un futbolista superior si cree en sus posibilidades y se muestra con ganas. El club madrileño quiere contar con él para la próxima temporada. Tiene el sí del futbolista y falta hablar con el Dalian chino. Pero en principio no habrá problemas para que siga. Sería una buena noticia. En el Camp Nou mostró que puede dar alegrías a los aficionados rojiblancos. Carrasco tiene que ser un futbolista muy importante en este equipo.

Los penaltis. El Atlético tiene un problema con los penaltis. Es algo histórico. Ante el Barcelona falló Diego Costa el primer lanzamiento. Anotó Saúl en la repetición y marcó de nuevo el centrocampista en el segundo penalti, aunque la pelota entró llorando. Bien sabe el Atleti que partidos decisivos se deciden de esta manera. Y es muy cierto que cuando llega una acción de este tipo se te encoge el cuerpo. Ojalá que en otros choques determinantes los penaltis terminen entrando… aunque sea con emoción.