Un entrenador cada siete meses

De enero de 2016 a junio de 2020 han transcurrido 54 meses, un periodo gobernado por Chen Yansheng en el Espanyol y por la inestabilidad en los banquillos. El presidente es sinónimo de trituradora de entrenadores. Hasta ocho han pasado en este periodo, por lo que la media de vida de un técnico es de solo siete meses, cifra que supera a los anteriores presidentes. Habría que remontarse a Julio Pardo, que dirigió al club de 1989 a 1993 para hallar una estadística tan demoledora.

El resumen de Chen ya empezó con una víctima indirecta. En medio del proceso de negociación entre el empresario chino y Dani Sánchez Llibre, Joan Collet prescindió de Sergio González en diciembre de 2015. Un despido controvertido debido a que el equipo perico, que no acababa de arrancar, no había entrado en zona de descenso. Llegó Constantin Galca, pero solamente duró hasta el 30 de junio. Al contrario que este curso, el presidente decidió aguantar al técnico rumano pese a los malos resultados. Finalmente, el Espanyol se salvó pero Galca no siguió.

Entrenadores en la era Chen

  • Constantín Galca       Diciembre-Mayo 2016
  • Quique S. Flores        Junio 2016-Abril 2018
  • Gallego                      Abril- Mayo 2018
  • Rubi                           Junio 2018-Mayo 2019
  • Gallego                      Junio-Octubre 2019
  • Machín                       Octubre-Diciembre 2019
  • Abelardo                    Diciembre 2019-Junio 2020
  • Rufete                        Junio-Julio 2020

De junio de 2016 a abril de 2018 el Espanyol vivió un momento de estabilidad dentro de sus curvas. Quique Sánchez Flores aguantó 22 meses en el cargo, con una primera campaña notable (octavo puesto) y una última deficiente. David Gallego acabó las últimas cinco jornadas de Liga con unos números inmejorables. Pero la oportunidad le llegaría más tarde.

El cuarto técnico fue Joan Francesc Ferrer Rubi, quien estuvo 11 meses en la entidad. De junio de 2018 a mayo de 2019 el Espanyol vivió su periodo más feliz, con una clasificación europea soñada 12 años después. Pero, de nuevo y como ocurrió con Quique, el técnico de Vilassar se desilusionó con el proyecto deportivo, la falta de inversión y la mareante oferta bética, muy superior a lo que le podían (o le quisieron) ofrecer en el RCDE Stadium

Llegó de nuevo Gallego, pero el técnico duró cuatro meses y medio. En octubre, con solo ocho jornadas, la apuesta de Chen se truncó. Más breve fue el paso del sexto hombre, Pablo Machín, que no llegó ni a cumplir 80 días. El 23 de diciembre fue fulminado y llegó Abelardo Fernández. El asturiano era la última apuesta para acabar la temporada, pero, seis meses después y contra todo pronóstico, dejó su puesto a Rufete, el octavo cambio, y que, en teoría y según lo comentado públicamente, una solución hasta final de temporada. Luego llegará el noveno hombre.

Si Collet promediaba un entrenador cada año, como Dani Sánchez Llibre o Francesc Perelló, el récord aún lo ostenta Julio Pardo, quien contó con seis entrenadores en 37 meses, lo que equivale a una duración de seis meses.