Dos partidos en Zorrilla para marcar el camino hacia la salvación

El Real Valladolid se acerca a la hora de la verdad. Con nueve puntos sobre los puestos de descenso y a falta de seis partidos por disputarse, los blanquivioletas se encuentran en una posición envidiable para materializar la salvación. No en vano, además de disponer de ese colchón, esta semana se enfrentarán a dos rivales que pasan por una situación semejante en Zorrilla.

Lo que suceda hoy miércoles contra el Levante y el sábado ante el Alavés puede resultar, si no definitivo, por lo menos sí decisivo de cara a completar el objetivo final de la permanencia. Poco amigo de la calculadora, por la cabeza de Sergio González pasa, primero, conseguir un rendimiento óptimo contra los granotas. Sin embargo, a nadie se le puede escapar que hacer un pleno puede suponer incluso la consecución del objetivo de forma matemática.

Para ello, claro está, los vallisoletanos dependerían de resultados de terceros. No obstante, eso es harina de otro costal, o parafraseando al propio técnico, puentes a cruzar después del primero. Y lo cierto es que, aunque las estadísticas están para romperse, los precedentes no juegan a favor del Pucela, puesto que en estos últimos años ha costado conseguir ese seis de seis cuando ha dispuesto de dos envites seguidos en casa.

Escudo/Bandera Real Valladolid

El antecedente más reciente data de esta misma temporada, de las jornadas 18 y 19. En ellas, el Real Valladolid empató ante Valencia (1-1) y Leganés (2-2). Ante el conjunto ché se adelantó en el tramo final y se vio penalizado por una desatención en el tiempo añadido que aprovechó Manu Vallejo. Contra los pepineros, Braithwaite y Roque Mesa marcaron en 12 minutos y Ünal salió al rescate con el tanto de la igualada en el último cuarto de hora de juego.

La pasada campaña esta circunstancia se dio únicamente una vez, y los resultados tampoco fueron demasiado propicios: los blanquivioletas cayeron por 0-2 ante el Sevilla y cosecharon un punto contra el Getafe (2-2). Así, para encontrar al menos una victoria en unas circunstancias parecidas hay que remontarse a la temporada del ascenso, cuando se ganó al Lorca (3-0) y al Zaragoza (3-2) y, ya con Sergio y contando el playoff, a Osasuna (2-0) y al Sporting (3-1).

En Primera División la última vez que el Real Valladolid sumó al menos tres puntos en un combo como el que afrontará esta semana fue en la 2013-14, cuando descendió, y en dos ocasiones: primero ganó al Almería (1-0) y empató ante el Valencia (0-0) y más tarde se impuso al Espanyol (1-0) y logró una igualada contra el Real Madrid (1-0). Para ver el último pleno hay que remontarse a un año antes, cuando en las jornadas 19 y 20 los blanquivioletas vencieron en Zorrilla al Mallorca (3-1) y al Real Zaragoza (2-0).