Ocho vidas extra del Espanyol

Al hecho de que LaLiga se esté disputando en pleno verano, se añade este 1 de julio otra demostración de cómo la nueva normalidad se ha implantado en el fútbol. En circunstancias normales, los jugadores que acababan contrato o cesión se habrían despedido de los clubes en que militaron durante la temporada 2019-20. Pero esta vez no. En el caso del Espanyol, solo Sébastien Corchia, aquejado de una larga lesión, se desvinculó a 30 de junio. Siguen otros ocho futbolistas.

Escudo/Bandera Espanyol

LaLiga Santander

*Datos actualizados a fecha 1 de julio de 2020

Todos ellos habían firmado hace semanas con el club sendos acuerdos individuales para continuar hasta que concluya la competición, el próximo 19 de julio, por lo que podrán participar de las seis jornadas restantes. Cinco son futbolistas del club en propiedad. Se trata de Javi López, Dídac Vilà, Diego López, Ander Iturraspe y Naldo Gomes. Y otros tres, son cedidos: Bernardo Espinosa, Jonathan Calleri y Facundo Ferreyra. Muy pocos albergan opciones reales de continuar en el Espanyol la próxima temporada, seguramente solo los tres primeros. Y eso que Naldo, sin ir más lejos, está a tres partidos de renovar automáticamente, una cuestión que cualquiera de las partes puede anular mediante una cláusula unilateral.

Al margen de la encendida controversia en las redes sociales sobre la continuidad de alguno de los futbolistas la próxima temporada, ha surgido otro debate sobre la conveniencia para el club perico de ampliar por unas semanas los contratos que vencían en junio, habida cuenta de que algunos ni siquiera vienen contando para las alineaciones, y que en todos los casos el objetivo de la permanencia se antoja, en el mejor de los casos, un milagro. A no ser que funcionen las ocho vidas extra del Espanyol.